6.4.11

Teorema de una sonrisa

A sonreír se aprende habiendo llorado mucho. Cuando te suena demasiado cualquier principio. Cuando deja de sorprenderte cualquier final.
A sonreír se empieza cuando se aprende a soñar flojito. En inefable. Pásate varios años con demasiadas ilusiones sin cicatrizar y a todos tus sueños les acabará saliendo una arruga.
Pero hoy no quiero hablar de sueños ni de ilusiones, sino de sonrisas. Y hay muchísimas maneras de estirar la boca.
Para empezar, 
uno puede sonreír para sí mismo o puede sonreírle a otro. Se trata de sonrisas totalmente distintas, sobre todo porque mientras la primera es por donde se escapan ideas alegres y recuerdos, la segunda constituye el símbolo universal de la complicidad.
A partir de ahí, todas las demás. Sonrisas de idiota y sonrisas de listillo. Sonrisas falsas, sonrisas malignas, sonrisas tímidas, arrogantes, sonrisas payasas y sonrisas desesperadas. Sonrisas que invitan a un primer paso y sonrisas que declinan toda invitación. Sonrisas verticales, horizontales, de medio lado y hasta en diagonal.
Para cualquier otra expresión física, hay que tener muy en cuenta cuándo se manifiesta. Para la sonrisa, no. Da igual la situación en la que te encuentres, una sonrisa bien dibujada siempre te va a ayudar, a ti y seguramente a todos los demás también.
Para terminar, No confundirse. Sonreír no tiene nada que ver con reír, simplemente comparten letras. La sonrisa crece. La risa estalla. La sonrisa calla. La risa berrea. La sonrisa escucha. La risa habla. Pero si se puede sonreír incluso mientras se llora. Con eso está todo dicho.
De cualquier modo, lo que 
realmente me fascina del acto de sonreír es lo mucho que se obtiene frente a lo poco que cuesta. Lo poco que abunda y lo gratis que es.
Lo bien que conozco el teorema.
Lo poco que me lo sé. . .

Hablo mucho de mí en el blog, pero quise publicar algo que le de “sentido de vivir la vida”, así que nada tengo muchas cosas para contar sobre amigos, mis cosas y demás pero (otro día será)… estaré distraída aunque sea un milímetro de lo que me pasa y pensaré en las personas que me rodean y sobre todo en mi pensamiento.


Ya no me encuentro contestando un “¿Yo que se?” Por fin entiendo que en tus redes yo caí. Ya no me encuentro preguntándome “¿Por qué?” por fin entiendo de una vez que es porque sí.

8 comentarios:

La infinita esencia. dijo...

de nada, si quieres podemos seguirnos

Mel ♥ dijo...

No puede sonreír para sí mismo o puede sonreírle a otro. No hay nada más lindo que sonreír ♥ Re lindo tu blog gorda.

FlorenciaRomano dijo...

lpd al final♥

Candy dijo...

(: que lindo, me gusta lo que escribís, te sigo!
si queres pasate, besitos♥

Agus Galván dijo...

Genial entrada. Me encantó la frase del final. Que andes bien! saludos ;)

Laaii ♥ dijo...

Es una buena reflexion lo del principio..y el resto es bueno aprenderlo :D Es para tenerlo en cuenta siempre!

J. dijo...

que buena teoria de la sonrisa (: las pastillas♥
cambie el url del blog, ahora es:
smileforthephoto.blogspot.com
un beso♥

Jeny dijo...

Te quedò hermoso el blog Flor me encanta :) que buen teorema no hay tristeza mas grande que la de no saber sonreir :/ me encanta y me identifica yo soy una de esas personas que vive rièndo, la risa es salud! La risa nos ayuda a relacionarnos! La risa dice algo positivo acerca de nosotros, hace nuestra personalidad,Finalmente tambièn es un sentimiento.
Te quiero muchisimo Florencia se ve que estamos a mil con el cole porque no entramos mucho he? jajaja nos estàn matando! que tengas mucha mucha suerte mi reina :)por ùltimo me encanta tu ultima frase no porque sea de las pastillas sino por lo que significa (L